ABRIR CUENTA | LOGIN
COTIZACIONES
Aguarde, cargando...

Conozca bien sus objetivos financieros y su relación al riesgo para poder elegir inversiones adecuadas para su perfil.

Solicite consejo profesional para la toma de decisiones, pero recuerde que la responsabilidad final es suya.

Mantenga constante contacto con su intermediario para delinear una filosofía de trabajo e inversión.

Destine a la inversión el excedente entre ingresos y gastos (ahorros)

Tenga siempre una reserva en activos líquidos para casos de emergencia. Nunca invierta sin haber planificado un horizonte de inversión.

Invierta a largo plazo. Los mercados suben y bajan, pero a largo plazo suele haber más subidas que bajadas. Sepa mantener una conducta en el rumbo de la inversión.

Diversifique: Siempre conviene mantener una mezcla de inversiones con distintos horizontes para poder atender necesidades a medida que se presentan. Por ejemplo, si invierte en títulos públicos, es bueno que tengan distintas fechas de vencimiento. Esta diversificación en el tiempo lo protege contra fluctuaciones en los tipos de interés.

Compare bien los aranceles de cada entidad. Recuerde que los costos inciden en la rentabilidad final de su inversión. Hoy en día es relativamente fácil realizar inversiones a través de Internet y operar en mercados.

Empiece a invertir antes que después. El factor más importante es el factor tiempo.

No persiga los éxitos de ayer. Las rentabilidades históricas no son ninguna garantía de rentabilidad futura. Nadie sabe lo que harán los mercados. La disciplina y paciencia son rasgos importantes para el pequeño inversor. El miedo y la codicia son sus enemigos. La disciplina aconseja hacer aportes periódicos y regulares para poder aprovechar las oportunidades del mercado.

Oportunidades de Inversión: nunca comprometa su dinero sin entender la inversión y los riesgos que acarrea, y recuerde siempre que no existe rentabilidad sin riesgo.

*